El departamento de Ministerio de la Familia de la División Sudamericana, reconociendo el papel importante que cumple la familia, tanto en la vida de los creyentes como en la de los no creyentes, se propone fortalecer el hogar como un centro de formación de discípulos. En ese centro, los miembros de la familia se sentirán apoyados en la relación con Cristo y con su Iglesia a través de sus relaciones interpersonales, y desarrollarán la habilidad de relacionarse entre sí y con otras personas.

El Ministerio de la Familia promueve la comprensión clara de las ideas de los ideales de Dios para la vida en familia, invitando a todas las personas, los cónyuges y los padres, a buscar los ideales divinos y a ejercer el ministerio redentor y restaurador de Cristo. Los esfuerzos en favor de las familias se consideran urgentes, vitales y parte integral de la misión de la Iglesia.

Recursos

Viene Pronto